CASPE CELEBRARÁ EL DÍA SIN INMIGRANTES

Animados por la Asociación de Vecinos Tibetantes de Calle Gumá, el Ay-untamiento en pleno, aprobó la celebración del “Día Local Sin Inmigrantes” que será celebrado anualmente, el día 31 de abril, por ser la onomástica de San Primigenio Furtivo.

 

San Primigenio, fue el primer inmigrante que pisó estas fértiles tierras, y para que nadie se enterara de su paradero, escribía cartas ininteligibles a sus parientes que enviaba con pingüinos mensajeros para despistar a los suyos cuando las recibieran, y así poder disfrutar él solito de tan privilegiado paraje.

Los pingüinos entregan a domicilio sin citar al remitente.
Los pingüinos entregan a domicilio sin citar al remitente.

 

A partir de este 2017, cada 31 de abril, las calles de Caspe serán tomadas por sus vecinos nativos, los de toda la vida, en desmedro de los inmigrantes, y quedarán prohibidas túnicas, chilabas, velos y demás vestimentas ajenas a la cultura local, siendo recomendable ir vestido con ropajes baturros y si aun refresca, boina colocada a rosca para los hombres y pañuelo atado a la barbilla para las mujeres.

 

Así sí.
Así sí.

Para conseguir llevar a cabo esta celebración, la noche anterior se avisará por la megafonía de Caspe, la prohibición de salir de sus casas el día siguiente, a todos los vecinos que no tengan por lo menos cuatro apellidos caspolinos, o en su defecto, un campo en cualquiera de los términos bendecidos heredado por línea materna.

 

Así mismo, se sacará a San Primigenio a las ocho de la tarde, procesionando por las calles principales del casco histórico, desde La Muela hasta La Balsa, pasando por la Fireta y Plaza del Caudillo, para que los mozos le canten loas a sus proezas por todos alabadas.

 

Ay! Primigenio Bendito, te cantamos los zagales, pa que nos crezcan zagalas, en casi tos los bancales.
Ay! Primigenio Bendito, te cantamos los zagales, pa que nos crezcan zagalas, en casi tos los bancales.

 

El colectivo de inmigrantes ya se ha mostrado descontentos con la celebración y se reúnen todas las tardes en la plaza Heredia y Calle Mayor para poner a parir a los honestos Caspolinos, pero nadie les entiende porque hablan un pijo de mal.  Hammé Npas, portavoz de la Asociación de Hijos de Madres Inmigrantes Violentas, ha declarado a The Cafrington Post, que aunque no estén de acuerdo y les parezca muy mal tenerse que quedar en sus casas, que “qué se va a hacer, si hay que quedarse uno en casa, se queda, ya está”.

 

Este año, por ser el primero, se respetará la tradición y estará permitido tirarles bolitas de papel albal con trocitos de jamón dentro si alguno es sorprendido por la calle a lo largo del 31 de Abril, así y todo, se espera que sea un día agradable y luzca el sol en este imperio español.

Deja un comentario